Hosting Gratis Unlugar.com
Hosting - Registro .Com - Hosting Gratis - Barrio Privado - Mail List - Clasificados Gratis
Promo Hosting Unlugar.com
 
 
La devoción a Ntra. Sra. de la Dulce Espera tiene siglos de existencia, hay referencias del Siglo V. Se la reconoce como una de las primeras imágenes de culto que se generó para mediar en la devoción cristiana. La imágen que se reconoce en la Argentina, Chile y Uruguay, es la de la réplica que fue entronizada para su devoción, en la Iglesia de la Inmaculada Concepción en Devoto (Bs.As), producto de un casual conocimiento del matrimonio argentino Sprega, al refugiarse de una tormenta de lluvia y viento, en una capilla de la Catedral de Santiago de Compostela (España) de la denominada Ntra. Sra. de la Dulce Espera, más conocida  
como"La Preñada", hoy exhibida en el Museo Catedralicio de Santiago de Compostela.
La Difusión fue adoptando las características propias de cada lugar, variando en tamaños, materiales, formas. Los artistas también, desde el Indio Nicolás en Misiones, cuya imágen se venera en la Pquia. de San Agustín, en Paraná, el Ing. Sánchez autor de la única imágen vestida que tenemos
conocimiento entronizada en la Catedral de ésta Ciudad. La Hna. Morader, autora de la talla de la Imágen que hoy se visita en la Capilla del Espíritu Santo en Córdoba.

La imágen de yeso esmaltado que se venera en la Pquia. Espíritu Santo en Reconquista (Sta. Fé) y las de resina que se veneran en la única Capilla Argentina que fue consagrada a su devoción, donación de la Flia. Pérez Companc también en Reconquista, imágenes que junto a otras 13 réplicas están mediando en "la protección de las Futuras Mamás."

En Paraná
La imagen que se venera en la sede diocesiana (Catedral) de Paraná fue entronizada en la misma como agradecimiento a la Virgen Madre por el Dr. Sánchez Castellanos y Sra. por la concepción y feliz embarazo de sus hijas. La misma fue tallada en madera de Jacarandá. Se trata de una imágen vestida de aproximadamente un metro de alto, habiendo sido bendecida en su sede por monseñor Estanislao Karlic en el año 1991.
Es la intención de los Forjadores extender la devoción a Nuestra Señora de la Dulce Espera a América Latina.

Desarrollos New File